Feminicidio

Para comprender el fenómeno del feminicidio es necesario reconocer que históricamente, la violencia y discriminación contra la mujer ha sido normalizada. Visibilizar este problema hasta nuestros días sigue siendo un reto, tras años de lucha de mujeres de la sociedad civil, la academia, investigadoras, activistas y los familiares de las víctimas de este delito para exigir la implementación de políticas públicas inmediatas que garanticen la protección de los derechos de la niñas y mujeres, que ayuden a prevenir, sancionar y erradicar la violencia feminicida. 

¿Qué es el feminicidio?

Es el asesinato de una mujer debido a su condición de género, es decir, por el hecho de ser mujer.

La LGAMVCLV define a la violencia feminicida como la representación más extrema de violencia contra las mujeres. Sin embargo, no todo crimen es un feminicidio; para que sea tipificado y sancionado como tal, es necesario que cumpla con ciertas características:

    1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo.
    2. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia
    3. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima.
    4. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza.
    5. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.
    6. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.
    7. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.